viernes, 24 de junio de 2011

Trabajando con Illustrator: los pinceles






















He realizado una serie de ilustraciones para la Guía de lectura El valor de un cuento para el libro La composición del escritor chileno Antonio Skármeta. Podemos considerar, por el origen del autor, que el relato está ambientado en la década de los 70 en un Chile bajo la dictadura de Pinochet; pero no hay referencias explicitas y bien podía estar  situado en muchos otros países que han padecido la dictadura y la intolerancia. Es un librito breve, que a pesar de tratar temas que normalmente son considerados tabú por la de literatura para jóvenes entraría dentro del la literatura infantil-juvenil. La historia está vista a través de los ojos de un niño, que comienza a descubrir la injusticia y el miedo que subyace en la sociedad en la que vive.
El encargo consta de diez ilustraciones, en blanco y negro, para ilustrar el interior de la guía y una, a color, para la cubierta. Me gustaría compartir en esta entrada algo de la experiencia y el proceso de su realización.

Muchas opciones a la hora de dibujar
Me interesa investigar cual es es proceso de trabajo de cada ilustrador, es algo que me estimula. Cada ilustrador experimenta y va encontrando el método con el que se siente más cómodo, o que mejor le permite alcanzar el resultado buscado para cada encargo. Entre el perfil del ilustrador que se mantiene fiel a las técnicas tradicionales y el que realiza todo el trabajo frente al ordenador hay una amplia variedad de posiblidades.

Existe cierta tentación de pensar que algunos buenos ilustradores veteranos continúan realizando su trabajos sobre papel, con materiales tradicionales, por un rechazo o dificultad con la tecnología. Aunque hay casos, no creo que esto sea ya lo habitual. Los que mantienen integramente su forma de trabajar tradicional es más por mantener un estilo y una forma de hacer que proporciona un gran disfrute, distinto al que podemos obtener trabajando con el ordenador, que por una dificultad con la tecnología. Además podemos percibir que las técnicas tradicionales se están comenzando a valorar de nuevo, por encima de lo que deslumbró hace unos años cualquier trabajo que viniera con la etiquetade digital.

Tengo la impresión de que casi todos los ilustradores disponen hoy de buenos equipos informáticos, software adecuado y tabletas gráficas, sin embargo el proceso y los pasos que van desde plantear los primeros bocetos a tener un archivo digital listo para imprimir es, afortunadamente, muy variado y rico.

El proceso de trabajo en este caso concreto
 El primer paso para mi es leer el libro. Es importante, pues dependiendo de cómo hagamos esta lectura (y el interés que pongamos en ella) pondremos en marcha nuestra creatividad o se convertirá en un simple trabajo.

Primeros bocetos a lápiz sobre papel
Cuando leo, tengo a mano un lápiz y un cuaderno para anotar ideas y realizar unos primeros bocetos muy básicos. Son sólo croquis para recoger situaciones, actitudes de los personajes que intervienen, o ideas que sin estar directamente en el texto, este me sugiere. Esta parte es muy estimulante. Me obliga a disponer de un tiempo para centrarme en esto manteniendo el ordenador apagado y evitando otras distracciones.

Posteriormente a partir de estos apuntes, comienzo a realizar unos bocetos a lápiz sobre papel. Realizo varias versiones de cada uno de los dibujos puliéndolos y limpiándolos hasta que llego a una versión bastante clara de lo que quiero. Se que es un dibujo que no es un fin en si mismo sino una plantilla para luego realizar el trabajo definitivo en el ordenador. El tipo de dibujo final que quiero condiciona el tratamiento y el terminado de este dibujo. No es lo mismo un boceto para un dibujo que va a ser fundamentalmente de línea que un trabajo que va a requerir muchas formas cerradas y volúmenes. Por experiencia tengo claro que cuanto más estudiado tenga un dibujo a través de sus bocetos mejor va a ser el resultado final.

Illustrator
A partir a este punto realizado el resto del proceso en el ordenador. Escaneo los dibujos en escala de grises  y coloco cada dibujo en una mesa de trabajo de Illustrator CS4. Este trabajo puede ser realizado de manera muy similar en Photoshop pero tengo en los últimos tiempo una gran preferencia por profundizar en el manejo de illustrator. Dejo una capa para este calco y le doy transparencia para poder verlo como referencia sin que llegue a ser molesto.
Creo las capas que en principio considero más necesarias, aunque luego sobre la marcha quizá necesite crear otras y comienzo a dibujar.

Tableta gráfica o wacom
En ocasiones he realizado dibujos completos con el ratón y la herramienta pluma. En estos momentos estoy investigando y trabajando con una tableta gráfica o wacom. El modelo en concreto en una Intuos 4. Si estás interesado en comenzar a utilizar una wacom aquí dejo un enlace a un artículo muy interesante al respecto. La verdad es que me siento cada vez más cómodo con su manejo. En muy interesante investigar sobre las posibilidades  que ofrecen las tabletas gráficas de trabajar con pinceles sensibles a la presión. Algunas de las novedades más atractivas que van incorporando los programas de dibujo por ordedenador van dirigidas a conseguir que el resultado final se asemeje cada vez más a un trabajo realizado con técnicas tradicionales y una acabado manual.

Pinceles caligráficos y pinceles de arte
Otro articulo que me ha ayudado para desarrollar este trabajo es éste en el que describe paso a paso como crear, en illustrator, pinceles caligráficos sensibles a la presión. Comenzar a investigar en esta dirección ha sido para mi un paso muy importante y siento que me abre muchas posibilidades creativas. De pronto he descubierto que la sensación de dejar fluir la mano con un pincel cargado de tinta sobre un papel que tenía un poco olvidadas, podía reproducirla muy fielmente en el ordenador con un programa vectorial. Esto se consigue creando uno mismo los pinceles caligráficos que mejor se adaptan a tu mano y al trabajo que estás realizando. El trabajo requiere llevar un orden en la estructura de la ilustración y en la configuración de las paletas que mantenemos abiertas y especialmente en la paleta de pinceles.
Completando algunas de las posilidades relacionadas con los pinceles encontré muy interesante también la creación de pinceles de arte puedes ver un artículo muy interesante al respecto en este otro blog llamado bittbox . Este otro tipo de pinceles de los que puedes descargarte unos ejemplos de pinceles personalizados muy interesantes, permiten crear trazos de grosor discontinuo trabajando con el ratón, sin necesidad de wacom.

Los grises 
Terminado de entintar el dibujo. Me resta trabajar los grises en una capa por debajo de aquella o aquellas en las que hemos entintado. He dibujado con lápiz algunas zonas para asignarlas diferentes tonos de gris para destacar algunos elementos y dar algo de volumen o profundidad a la ilustración. Eligiendo entre los pincel artísticos con aspecto de trazo o carboncillo (vienen con Illustrator) y con un grosor ancho podemos probar a superponer nuevos tomos grises. Estos tonos nos van a aportar unos toques muy frescos que recuerdan al dibujo con pastel o carboncillo.

Terminando
Terminadas las ilustraciones, lo que resta es enviar al cliente para su aprobación. La mejor manera será creando un archivo pdf.

Luego remitiremos los archivos originales al diseñador o maquetador para que los coloque en el lugar que les corresponda dentro de la maqueta. Al estar realizadas estas ilustraciones en un programa vectorial –como es illustrator–,  es posible y sencillo algún detalle de la ilustración y redimensionar sin límite para utilizar de manera independiente en distintos lugares de la maqueta.

Cada ilustrador tiene que encontrar su método; esto es un trabajo continuo que no tiene fin. Tener la sensación de que uno comienza a sentirse cómodo y disfruta con las herramientas que utiliza a diario, percibiendo que estás no son un impedimento para desarrollar un trabajo y poner en él nuestra creatividad, es un indicador de que se avanza en la buena dirección.


6 comentarios:

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Gracias por compartir experiencias. A ver si hablamos un día despacio porque hago mis pinitos a base de experimentar y de forma autodidacta....

Un beso

Jesús Sanz dijo...

Hola Mercedes, gracias a ti por pasarte por Ártica y por comentar. Otras entradas de este blog son más generales, y mi intención es que puedan ser estimulantes para personas de cualquier ámbito profesional –sin tener que ser necesariamente diseñadores o ilustradores–, pero en este caso creo que el contenido resultó bastante específico y técnico. Me gustará comentar contigo sobre "tus pinitos", y ver los resultados; me dejas expectante.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

En mi Flickr puse alguna que otra prueba...

http://www.flickr.com/photos/mercedes_kotori/5582656536/in/photostream


Ya hablamos... Besos.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Perdona Jesús, por lo que sea no entra el enlace directo... Mi flickr es kotori2009... me refería a una prueba que se llama "Hasta el camino"

Jesús Sanz dijo...

Hola Mercedes,
he visto tu ilustración. Se ve de trazo muy decidido. Me gusta el uso del color, muy adecuado al contenido del Haiku. ¿Con que programa estás trabajando?
Me hiciste recordar que, de jóven, cuando viajaba siempre llevaba una libretita y un lápiz. Me gustaba hacer bocetos, muy espontaneos, que incluian en ocasiones textos con impresiones personales, alguna idea, o algún verso. Ahora viajo com más equipaje.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Hago los dibujos basados en una fotografía. Utilizo un programa básico, Elements de Photoshop, que me parece muy sencillo e intuitivo y una tableta de dibujo Bamboo... Luego voy jugando con los resultados y según me de, pongo, quito, cambio...jejejejeje...
Por cierto, Jesús, que sigues siendo joven. Yo llevo encima una libretilla y una cámara pequeña para recordar momentos.