miércoles, 30 de julio de 2014

Mapa de Londres

  

He realizado este año varios proyectos que tiene que ver con la representación de mapas. Han sido varios encargos para distintos clientes y lógicamente de diferentes ciudades. Es un campo interesante en el que investigar, y muchísimo más creativo y lleno de posibilidades de lo que a primera vista pueda parecer, en el que trabajar.

Creatividad en los mapas

He comprobado que existe un auge o boom en este área de trabajo. Se pueden encontrar trabajos de una gran creatividad y variedad. Hay muy buenos artistas individuales, y también existen estudios especializados en este tipo de proyectos. En este enlace puedes encontrar ejemplos muy atractivos de diferentes artistas.
El hombre siempre ha buscado representar el espacio físico de las ciudades o territorios en los que vive, y también de los lugares que descubre en sus viajes. Es interesante ver como desde tiempos antiguos en estas representaciones se mezcla el intento de reflejar la realidad del territorio con la representación  idealizada de sus anhelos y miedos.

Hoy en día tenemos a nuestra disposición mapas tremendamente detallados, que responden fielmente a la realidad. Podemos pasear virtualmente por las grandes ciudades del mundo, teclear un lugar e inmediatamente estar ahí; virtualmente si, pero con una gran sensación de realidad. Y sin embargo a pesar de que uno pensaría que el auge de una herramienta tan practica como Google Maps ha significado la uniformidad cartográfica, sacrificando el misterio y la diversidad en función de lo práctico, se produce a la vez un auge en la creación de mapas y representaciones muy  imaginativos que nos dan versiones personalizadas y únicas del territorio.

No he pretendido adentrarme en profundidad en el mundo de la cartografía, que me merece un gran respeto. De los encargo que he realizado algunos  han sido planos de pequeñas ciudades españolas destinadas a folletos o guías turísticas. Por otra parte, el proyecto que encabeza la entrada es un encargo de la ciudad de Londres encargado por la editorial Cambridge University Press.

A la hora de afrontar un trabajo en este campo, ya sea por iniciativa propia o respondiendo a un encargo, no es tan importante la dimensión de la ciudad, o el área o porción del terreno a representar. Mas bien hay que plantearse el objetivo de este proyecto; a quien va dirigido nuestro plano, y que utilidad va a tener. En los encargos que he realizado y los que más me han interesado en mi proceso de investigación, tiene más peso el componente gráfico y artístico que la representación veraz o la sujeción a los parámetros habituales de la cartografía.

Especialmente si vamos a trabajar en el plano de una gran ciudad, el cliente debe ser muy consciente de que es lo que quiere representar en el plano y el fin al que va a ir destinado.
En un determinado momento mayor cantidad de información representa menos claridad y atractivo visual

Los trabajos que he realizado hasta al fecha, con sus diferencias y particularidades responden a la idea de un plano muy visual. Se trata de que quien accede a este plano, que no siempre va a ser un turista,  pueda orientarse en este espacio en dos dimensiones y encontrar allí una representación atractiva de los monumentos y elementos turísticos más señalados. Estos elementos están totalmente fuera de escala, en lo que se llama oversize.

El proceso de investigación

Debemos investigar en dos direcciones. por un lado documentarnos sobre la cuidad sobre la que vamos a trabajar. Buscamos o solicitamos al cliente antecedentes, mapas elaborados con antelación sobre la misma ciudad o zona. Es muy útil las herramientas actuales como google maps o los mapas de Apple.  Buscaremos también referencias gráficas de los monumentos que tenemos que incluir. Imagino que hace diez años esto requería un trabajo mucho más laborioso y podría incluso recurrir a investigación de campo. Hoy podemos realizar todo esto desde la ventana que es nuestro ordenador con conexión a internet. Tenemos también que decidir en que estilo va a ser el más adecuado trabajar, si es que no tenemos ya un estilo definido que sea el que nos ha solicitado el cliente a la hora de hacer el encargo.


 
La visión de estos monumentos o edificio puede ser sencillamente frontal o apoyarse en el uso de algún sistema de perspectiva para conseguir un efecto de mayor volumen. La visión puede ser totalmente cenital o vista de pájaro. En cuanto al estilo gráfico ser más realista buscando el detalle, o tratar de expresar la esencia con el mínimo de formas. Hay mapas con un estilo geométrico y minimalista, otros buscan un estilo cartoon, totalmente manual o sketch, o incluso naif. He encontrado ejemplos muy interesantes en todos estos estilos.

Una vez terminado nuestra propuesta es muy importante que alguien, preferentemente buen conocedor de esa ciudad revise y coteje nuestro trabajo. Sus observaciones han de ser tenidas muy en cuenta.

A mi, el hecho de haber trabajado en estos mapas, me despierta el deseo de visitar próximamente estas ciudades y comprobar la fiabilidad de lo que previamente, sin haber estado ahí, he representado.  Aprovecho para desearos unas muy felices vacaciones.

2 comentarios:

susanarosique dijo...

¡Enhorabuena, Jesús, qué gran trabajo, gracias por compartir el proceso y tus reflexiones!! Feliz verano, que puedas recorrer esas bonitas ciudades que previamente has ilustrado ;-)

Jesús Sanz dijo...

Hola Susana, Gracias por seguir el blog y por tu comentario: veo que has podido llegar hasta el final del artículo :-)
Gracias por tus buenos deseos; que pases también unas buenas vacaciones.