lunes, 17 de octubre de 2011

Primeras experiencias con agencias de microstock



























Inicio este artículo aclarando que no soy en absoluto un experto en el modelo de negocio de las agencias de microstock y que tampoco tengo la perspectiva y experiencia en este campo para valorarlo y emitir juicios de valor al respecto. Voy a compartir las primeras experiencias e impresiones al ir introduciéndome en este campo tan particular. Estoy convencido de que es un tema que no deja indiferente a ningún profesional; habrá quien lo defienda y quien lo critique, y ambos tienen buenas razones. Pero lo cierto es que es una realidad y ha cambiado la forma de trabajar de muchos diseñadores, redacciones, editoriales... y ha posibilitado acceder a material gráfico interesante a cualquiera que quiera dar una aspecto profesional a su blog o su web. Es un mercado que ha crecido tremendamente en los últimos tiempos y a la vez que se han multiplicado las agencias, multiplicando la oferta, su contenido ha mejorado mucho en calidad.

Creo que actualmente cualquier trabajador, y muy especialmente los autónomos, tenemos que mantenernos muy atentos a los cambios que se están produciendo en los modelos de negocio y en las formas de relacionarnos y consumir. No podemos quedarnos anclados en modelos que están transformándose..., o agotándose.

¿Cómo funcionan?
En estas agencias, cualquiera pueden comprar los derechos de utilización de una fotografía o ilustración vectorial por un precio que oscila entre 1 y 5 dólares, y se puede hacer esta compra de manera muy sencilla e intuitiva, con unos pocos click del ratón. La ventaja está tanto en el precio como la inmediatez y facilidad del proceso. Este sistema se sostiene en la no exclusividad del trabajo que los fotógrafos e ilustradores ofrecen en estos sitios. El colaborador puede ofertar su trabajo en varias agencias de manera no exclusiva, o también puede trabajar con una de ellas de manera exclusiva beneficiándose de un porcentaje de ganancias mayor. El autor mantiene los derechos de esta imagen y puede seguir haciendo uso de ella para su uso personal o comenrcial pero ha de tener en cuenta que ya no tiene exclusividad. Una imagen subida a una agencia de microstock puede ser descargada en cualquier parte del mundo para cualquier uso ya sea particular o comercial, siempre que este uso no sea ofensivo para los modelos que aparecen en las fotografías (Toda fotografía en la que se reconozca a una persona ha de ir acompañada por la correspondiente autorización del modelo). El autor obtiene un porcentaje de las ventas que se realizan de sus imágenes.

Las agencias fotográficas tradicionales vieron la amenaza que suponía este servicio y algunas de ellas se hicieron con las agencias de microstock más importantes. Mantener ambos negocios con tarifas tan dispares y materiales de calidad cada vez más similar, me parece insostenible a medio plazo.

Después de un tiempo de buscar información en la web y revisar los manuales de ayuda que de manera más o menos detallada todas ponen a disposición de los "contribuyentes", he conseguido que una pequeña galería de ilustraciones sea aprobada en algunas de estas agencias: Fotolia, Dreamstime y Vectorstock. Para llegar a esto tengo que reconocer que hay que armarse de paciencia y en algún momento he llegado a pensar en desistir. Posiblemente en otra entrada pueda detallar más como es este proceso y dar alguna recomendación al respecto.

Impresiones
Algunas impresiones generales que he sacado de esta experiencia:
  • Se me hace evidente que en cuanto a fotografía, la competencia es mucho mayor que en la ilustración, pues hay una impresionante oferta de material. En la fotografía el mercado está más maduro y saturado y para que tu material sea aprobado, especialmente por las agencias más exigentes, realmente ha de ser profesional. Mi impresión es que una parte del material que se puede encontrar en algunas agencias de microstock no tiene a estas alturas nada que envidiar al material que se vende en agencias de banco de imágenes.
  • Hay una dura lucha por hacerse un hueco en este mercado. Las dos agencias que a mi entender llevan la delantera son Shutterstock e Istockfoto, pero han surgido otras muchas, algunas de las cuales van haciéndose un hueco; Fotolia, Dreamstime, Depositphotos, 123rf, Vectorstock, Thinkstockphotos, Graphicriver..., realmente impresionante la oferta.
  • El llegar a ser proveedor, especialmente de los sitios que realmente venden, no es un proceso sencillo. Requiere un entrenamiento sobre qué es lo que están buscando, y qué no, y sobre todo acerca de la forma de revisar y preparar los archivos antes de subirlos. He encontrado comentarios de buenos fotógrafos, o ilustradores, frustrados por los rechazos continuados. Mas que grandes capacidades técnicas hay que tener cierta visión de que tipo de trabajo pueden necesitar los clientes de estos sitios. Con respecto a los vectores Istockfoto tiene un buen tutorial explicando como mejorar las imágenes antes de ser subidas para poder ser aprobadas.
  • Hay gente que ha ganado dinero con esto, quizá tanto como para vivir de ello, pero para esto realmente han tenido que trabajar duro y tomarlo como un verdadero trabajo en si mismo para llegar a tener y mantener un extenso y variado portafolio. Esto ha sido en los primeros años en los que la oferta de imágenes era menor y la demanda mayor. Mi impresión es que hay una cierta saturación, aunque por otra parte no me cabe duda de que es un campo que tiene un gran potencial de crecimiento.
  • En el ámbito de la ilustración, quizá por llevar unos años de retraso en su desarrollo con respecto al campo de la fotografía, son mayores las posibilidades de que un ilustrador solvente pueda ver aprobado su trabajo sin tantos rechazos o inconvenientes. Viendo el material de ilustración que ofrecen, se puede encontrar material menos profesional que el fotográfico, pero comienza a haber otra parte que incorpora una mayor calidad técnica y personalidad artística.
  • Para llegar a subir una imagen y confiar que tenga algunas posibilidades de ventas hay que cuidar tanto el tema como la ejecución, y posteriormente prestar atención a aportar adecuadamente un título y las palabras clave adecuadas (metadatos) que van a hacer que nuestra imágenes pueda ser localizada en las búsquedas.
    • Hay que entrar aquí, como en tantas cosas, con un espíritu de investigación y ser persistente en el empeño. Hay que vigilar nuestras expectativas pues es fácil que nos lleguemos a desanimar si esperamos obtener resultados de manera rápida. Creo que esto se parece a la pesca en que has de echar el anzuelo y disfrutar de la espera, quizá pesques un gran pez, o quizá te vuelvas de vacío.
    • Se que para mi ya ha merecido la pena pues he aprendido a como preparar mejor los archivos solucionar problemas y a entender mejor de qué va este negocio. Ha coincidido con una época en que estoy trabajando en ampliar mi habilidad en el manejo de illustrator y este tema me ha servido como un buen estímulo. 
    • Una vez acumulados 50 o 100 dolares, cantidad mínima para que la mayoría de estas agencias hagan su primer pago, este se realiza preferentemente a través de una cuenta de PayPal o Moneybookers. Creo que algunos colaboradores no llegan a juntar esta cantidad mientras que otros mas persistentes, con cierta dedicación, han llegado a establecer portafolios amplios con los que llegan a obtener unos ingresos modestos pero continuados.
    • No quiero entrar a realizar juicios de valor sobre si es justo el precio al que se vende el  trabajo y el porcentaje que corresponde al ilustrador o fotógrafo. Iré compartiendo mi experiencia y espero irme formando una idea más clara al respecto. Lo que es cierto es que estas agencias están ahí y es una forma de ofrecer nuestro trabajo al mundo.
    Seguramente desarrollaré en Ártica otros artículos detallando aspectos más concretos o prácticos y también mantendré, si siento que merece la pena, durante los próximos meses un seguimiento aquí de como va desarrollándose este asunto. Si tienes alguna experiencia al respecto y quieres compartirla, tus comentarios serán bienvenidos, aprendemos juntos.

      1 comentario:

      antibes dijo...

      Hombre, me parece muy bien, pero me imagino que hay que disponer de mucho tiempo, mucha paciencia y dedicación. Con 20 años yo trataría de enterarme, pero a estas alturas ya sólo espero... bueno, no sé lo que espero.