jueves, 20 de octubre de 2016

Ilustración realizada a través de Envato Studio


















He escrito anteriormente sobre Envato Studio, puedes ver algunos artículos en los que describo, con cierto detalle, qué es y cómo funciona esta plataforma de trabajo online; por ejemplo aquí

Reviso ese artículo, escrito hace más de dos años, y básicamente podría subscribirlo hoy mismo. Sigo satisfecho con la experiencia de trabajar a través de esta plataforma, por la forma de trabajar que ofrece y las posibilidades que abre al creativo. En cuanto a la dinámica de trabajo, hay establecidas unas reglas y normas, en general muy razonables y orientadas al buen funcionamiento, comunicación y seguridad, tanto para el colaborador como para el cliente. Pero también el creativo colaborador de Envato Studio, tiene un gran margen para personalizar el servicio; definir el tipo de trabajo que quieres realizar y que mejor de adapta a sus capacidades e intereses, y para establecer el precio y definir los plazos de entrega.

Este año durante unos meses dejé de aceptar encargos a través de Envato Studio, pues pasé por un periodo difícil en el que se juntaron una saturación de trabajos pendientes, con asuntos familiares. Hasta esa característica de posibilitar dejar la cartera en stand-by durante un tiempo, me ha parecido un recurso muy útil y práctico. Tomarse un tiempo de espera y retomar la colaboración, con ganas renovadas, cuando se dan las circunstancias adecuadas es una gran posibilidad que no todos los trabajos o empresas permiten. A los pocos días de activar de nuevo mi portafolio, recibí la primera solicitud de información, que se tradujo enseguida en un nuevo encargo. Puedes ver arriba el resultado de esta colaboración. A muchos clientes le gustan mis ilustraciones en perspectiva isométrica y recibo frecuentes consultas al respecto. He quedado muy contento, tanto del resultado en sí, como, especialmente,  con la buena comunicación que se ha dado con este cliente.

Este tipo de encargos online, que al comienzo se me hacían como algo extraño y engorroso, los veo en la actualidad con normalidad, y  siento que están ya integrados entre mis actividades profesionales cotidianas. Para que un freelance pueda seguir adelante hoy día, sin vivir bajo el temor continuado a la incertidumbre,  debe buscar un delicado equilibrio entre varios clientes, o mejor, proveerse de distintas fuentes de trabajos y recursos. El trabajo online, que desde el principio me ha aportado una enriquecedora experiencia profesional, se ha convertido para mi en una realidad profesional, que complementa los encargos de mis clientes directos.

 ¡Ya estoy enfrascado en otro proyecto más complejo a través de Envato Studio!

Si tienes curiosidad, puedes ver mi portafolio y servicios de ilustración de Envato Studio aquí.