lunes, 15 de junio de 2015

Cuatro años creando ilustraciones para agencias de microstock


















La web de Mymicrsotock, creada por el fotógrafo Victor Torres, fue una de las primeras en la se pudo ir informándose e ir aprendiedo, en español, sobre una actividad que había comenzado a desarrollarse unos poco años antes; la de los que creativos que comenzabamos a generar contenido para vender en agencias de microstock. Luego abrió el foro y pudimos ir conociendo a otros fotógrafos e ilustradores que se estaban dedicando también a esto,  y pudimos compartir experiencias y consultar dudas.

Recientemente, compartiendo inquietudes con otros compañeros, surgió la idea de crear un hilo en dicho foro titulado ¡Cómo te cambia la vida el micro!, en el que reunir historias de cómo habíamos comenzado en esto cada uno de nosotros y de la manera en que había cambiado nuestra vida el hecho de llevar un tiempo dedicándonos al micro. He sentido las ganas de alargarme algo más, y compartir en este blog una versión más amplia, de lo que allí resumo, que de cuenta de estos cuatro años, en que tantas cosas han cambiado.

Cuando el micro todavía no existía

Hace ya bastante tiempo, yo trabajaba por cuenta ajena para un grupo editorial como diseñador gráfico. Muchas de las imágenes que utilizabamos para ilustrar las cubiertas de los libros se hacían dentro del departamento de diseño, se encargaban a diseñadores o ilustradores externos, o se buscaban imágenes estupendas en  agencias de stock como Getty o Corbis, a unos precios que parecían  muy elevados entonces, y mucho más lo parecerían hoy. Todavía no habían surgido Istock ni el modelo de agencias micro. Según fue aumentando el volumen de trabajo en la editorial, aumentaba la presión y mi trabajo de diseñador se fue conviertiendo, fundamentalmente, en un trabajo de gestión.

Luego, en parte por ese cambio de funciones, empecé a no sentirme cómodo con esa manera de trabajar  y finalmente, en una reducción de plantilla, tuve  que dejar esa empresa. Tuve la determinación de comenzar a trabajar como autónomo. Me establecí como tal y comencé a cotizar en este régimen profesional, en en cual sigo 16 años después. Durante años mantuve un flujo de clientes y encargos estables, suficiente para mantener un pequeño estudio doméstico, sin necesidad de realizar ningún tipo de campaña de promoción. En el camino he aprendido a defenderme con las finanzas, la facturación y las obligaciones fiscales, y no agobiarme más de lo necesario por la incertidumbre, cualidades imprescindibles para un autónomo. En mi caso tengo la ventaja de poder ponerme el sombrero de diseñador y el de ilustrador.

Descubrimiento y comienzo en el micro

Hace cuatro o cinco años descubrí las agencias micro, recurrí a comprar algún contenido y se me despertó la curiosidad de saber cómo llegaba ese material allí y quien lo creaba. Me di de alta en Istock y traté de entrar como fotógrafo en esta agencia —empecé por la mas difícil en aquella época :-) —; tenía cierta afición por la fotografía y un autónomo tiene que tratar, siempre que pueda, de hacer todo él mismo. Las fotos que envié  fueron rechazadas y no pasé el examen; decepcionado me olvidé de este asunto. Pensé que iba a ser imposible para mi entrar como fotógrafo, salvo que me tomara un gran interés por aprender y mejorar aspectos técnicos. Un año después, la idea de entrar volvió de manera repentina y con fuerza, pero también con un importante matiz; ¿Porqué no lo intentaba de nuevo, pero ahora como ilustrador? Estaba trabajando ultimamente mucho con Adobe Illustrator y me sentía cada vez más seguro como ilustrador y manejando esta herramienta. Empecé a buscar información en las agencias y en algunos blogs en inglés. Había muy poca información creada y dirigida a los ilustradores —incluso en inglés— pero la información que aportaban los fotógrafos me resultó muy útil y estimulante.

Me planteé el tema como una exploración personal, quería experimentar este asunto por mí mismo, y por tanto entré en un montón de agencias; dejé constancia de algunos de esos pasos y avances en mi blog. Todo esto me resultó muy estimulante pues a la vez que mejoraba mi técnica como ilustrador vectorial, creaba nuevo contenido y comenzaba a cobrar mis primeras comisiones de Istock y Shutterstock.


A comienzos de 2012 me alcanzó la crisis económica; la había estado esquivando pero entonces me llegó con toda su crudeza. Los clientes que tenía entonces dejaron de contar con mis servicios con pocos meses de diferencia. Para algunos de éstos había estado trabajando ininterrumpidamente desde que comencé mi actividad como autónomo, y por tanto fue muy duro. Unos, directamente cerraron; otros redujeros los gastos de diseño al mínimo; y otros más redirigieron su actividad del papel a la web. Los trabajos de diseño con mayor presupuesto desaparecieron, y los trabajos que me llegaban eran ahora mayoritariamente de ilustración, bastante mal pagados, pero me fui especializando, en parte a fuerza, pero también motivado por la satisfacción por dibujar, que es mi gran vocación desde niño. En los tiempos muertos entre trabajo y trabajo, antes de quedarme de brazos cruzados esperando que sonara el teléfono, puse mi energía y el tiempo disponible en el micro. Esa época ha sido muy dura —imagino que como para muchos otros, en especial para los que tenemos cargas familiares— pero también de aprendizaje y cambio.

En un par de años  encontré que, a través de esta actividad, estaba ingresando entre 300/400 euros mensuales de manera estable. No era para vivir de eso, pero si una base fija, y no una mera ilusión. Disfrutaba el tiempo que le dedicaba a dibujar y comencé a llevar una libretita para ir apuntando ideas  y realizar bocetos que me surgían en cualquier lugar. Se me estaba despertando una creatividad que hacía tiempo no sentía como diseñador.




















 Evolución

Mi colección de ilustraciones es muy pequeña comparada con otros ilustradores mucho más prolijos, y no digamos con la de muchos fotógrafos. Trato de seguir ampliándola, pero no dispongo de demasiado tiempo. Los ingresos que me aportan las agencias se mantienen pero para aumentar con claridad debería conseguir un portafolio mucho más amplio y variado.

La exposición y venta de mis ilustraciones en las diferentes agencias de micro ha venido acompañada tiempo después  una derivada que me ha sorprendido muy gratamente; me comenzaban a llegar propuestas para realizar ilustraciones por encargo de diseñadores  o empresas que habían visto mi portafolio online y encargar una ilustración –o varias– a medida.

Esto ha sido una gran sorpresa derivada del trabajo en el micro y me ha abierto otras interesantes posibilidades laborales; me ha permitido ir soltándome a trabajar con clientes de cualquier parte del mundo, utilizando el inglés. Cuando en España la situación económica ha estado peor me ha aportado la posibilidad de trabajar en proyectos interesantes y estimulantes. Me ha aportado satisfacciones profesionales muy grandes. En este blog, encontrarás algunas entradas mostrando algunos de estos trabajos.

En esta linea comencé también a trabajar con Studio Envato (antes Microlancer), con la que he realizado ya una decena de trabajos de manera satisfactoria y muy gratificante.

¡Cómo te cambia la vida el micro!

Regresando al origen que me ha motivado a escribir esta entrada, me vuelvo a hacer la pregunta de cómo me ha cambiado la vida el micro.

Yo ya era un trabajador autónomo con anterioridad a que existiera el micro, y sigo siéndolo hoy en día, después de cuatro años de haber subido mi primera imagen a una agencia micro. No voy a decir que la vida del autónomo aporte una gran libertad en la mayoría de los casos, sino en la mayoría mucha responsabilidad y muchas horas de trabajo. Pero recibir unos ingresos de esta actividad, aunque no me permiten vivir exclusivamente de ello actualmente, si me dan una mayor seguridad de no depender de unos pocos clientes más o menos fijos. Evidentemente el micro sí va en esa dirección, y los afortunados que viven exclusivamente de esto, que los hay, sí que gozan de una gran dosis de libertad para gestionar su tiempo y sus vidas.

Mi dedicación al micro es a tiempo parcial. No tengo tiempos muertos en mi actividad como autónomo; muchas veces estoy deseando terminar un proyecto de diseño, maquetación o incluso de ilustración, para poder dedicar un par de días a crear nueva una serie de ilustraciones para el micro y el trabajo posterior de etiquetar y subir a las agencias.

Derivado de esta actividad, experimento un interés creciente en mejorar mi inglés de manera que me permita comunicarme mejor. También en explorar cómo utilizar las redes sociales para mejorar las ventas y conseguir acceder a los más interesantes trabajos de ilustración. 

Antes era un 90% diseñador y un 10% ilustrador, ahora estos porcentajes se han invertido, y una gran responsabilidad de esto lo tiene el micro. 

No sé cómo hubieran sido las cosas de haber seguido otros senderos, pero lo que siento es que, básicamente, adentrarme en el micro ha disparado y propiciado estas dinámicas, despertando también capacidades creativas que estaban algo aletargadas. Me siento muy  agradecido al micro pues me ha dado el empuje y apoyo que necesitaba, permitiéndome reinventarme profesionalmente.

¿Y qué viene luego?

Ser autónomo y estar trabajando en un mercado que está evolucionando y cambiando de manera tan dinámica hace que la vida de uno sea mucho menos predecible de la de un trabajador con un puesto indefinido en una gran empresa. Sin embargo, espero que esta situación se vaya afianzando. Me siento cada vez más cómodo y me satisface profesionalmente esta forma de trabajar y organizar la vida. En el próximo año, me gustaría cultivar las siguientes lineas de trabajo:
  • Seguir ampliando mi portafolio micro de manera continuada, estando atento a la actualidad y las tendencias. Definitivamente voy a comenzar a desvincularme de algunas de las agencias menores, que no aportan apenas ventas, para centrarme en las cuatro o cinco que mejor funcionan. 
  • Tengo el objetivo e ilusión de entrar en otros tipos de mercados que comercializan ilustración; quizá crear otra línea gráfica más orientada a licencias con derechos gestionados.
  • Seguir trabajado en proyectos de ilustración por encargo, para fuera de España pero también para el mercado interior.
  •  Algunos de los encargos que he realizado han sido creados pensando en realizar animaciones. Tengo en proyecto aprender a crear mis propias animaciones partiendo de mis dibujos.
  • Finalmente me gustaría no dejar de lado mi trabajo como diseñador, hoy por hoy lo sigo necesitando economicamente y me ayuda a seguir desarrollando otras habilidades.


5 comentarios:

Ramiro Puig dijo...

Muy interesante, Jesús

Jesús Sanz dijo...

Muchas gracias Ramiro, te tengo un poco perdida la pista en la redes sociales. Imagino que a estas alturas del curso has de esta muy liado. Espero que todo vaya bien y podamos hablar proximamente.

Jr Casas dijo...

Hola Jesús, ya leí en el foro de Mymicrostock tu evolución en el micro.
Me parece muy interesante ya que mi aventura en el micro tiene muchas cosas en común con la tuya.

Un saludo

Jesús Sanz dijo...

Hola JrCasas, me alegra que escribas aquí. La verdad es que me gustaría saber algo más de ti, y de cómo llegaste al micro; a ver si te animas a compartir en el foro de MyM un breve resumen. También puedes escribir algo más en este blog, o escribirme un correo electrónico, si no quieres que sea público.

Creo que eres el único ilustrador de micro que conozco que no basa tu trabajo en la ilustración vectorial. ¿Con qué trabajas? ¿Con photoshop?

Un saludo y enhorabuena por tu estupendo trabajo.

Jr Casas dijo...

Perdón Jesus, no había visto este mensaje hasta hoy!!!!

Si, a ver si comparto en el foro de MyM mi historia del micro, si saco algo de tiempo la próxima semana pongo mi experiencia.

La verdad que al principio cuando entré en el micro todo lo que veía era vectorial y decidí hacer lo contrario jeje, y a medida que avanzaba fui descubriendo a otros que también explotaban esta vertiente no vectorial como Larissa Kulik, Eugene Ivanov, Cristina Bernazzani, aunque nada tienen que ver unos con otros pero creo que es un buen campo para explotar en el Micro y macro.

Un saludo y seguimos en contacto.