domingo, 24 de enero de 2016

Afrontar nuevos retos

 

La carrera profesional de un freelance es hoy cambio constante

La vida de un freelance puede ser incierta —profesionalmente hablando—, pero raramente va a ser  aburrida. Una de las características de la vida como freelance que más me sorprende, con la que he aprendido a convivir y llegado a apreciar, es el cambio continuo. Cuando las cosas parecen engañosamente estables y los cambios no se producen de forma natural talvez somos nosotros los que tenemos que tomar las decisiones que promuevan cambios que pueden ser de muy distinto genero. La condición de freelance está en las antípodas de un puesto de trabajo convencional cuya actividad sea repetitiva y mecanizada. La otra cara de esta condición de cambio, se puede llamar inestabilidad o incertidumbre, y puede generar muchas dudas y estrés.


Al comienzo de cada año es inevitable comparar las expectativas que uno tenía un año antes y valorar como han ido las cosas. No es solo una comparación cuantitativa de balance empresarial y económico (que también), sino además cualitativa. Estamos un tiempo centrados en un cliente, en un tipo de servicio, sin horas suficientes en el día para llegar a entregar a tiempo una propuesta, y en breve tiempo nos encontramos en otra situación muy distinta haciendo llamadas o esperando que llegue un nuevo encargo, haciendo para un nuevo cliente un trabajo muy distinto a cualquiera que hubiéramos hecho antes, embarcados en  un proyecto personal, etc.   

Puede haber casos muy distintos; quizá haya trabajadores autónomos estén muy centrados o especializados en una tarea (se me ocurre por ejemplo la maquetación o el retoque fotográfico) y pasen los años y siga haciendo lo mismo, pero creo que este caso no es hoy el habitual. Normalmente nuestras carreras van serpenteando y cambiando; en algunos casos crece de manera orgánica, guiadas por nuestra voluntad e intereses de manera muy premeditada. Quizá en otros casos es el azar o las circunstancias del mercado los que van  produciendo un cambio en la dirección de nuestra pequeña nave.

En estos años pasados, muy marcados por la crisis económica se han producido sorprendentes cambios en las carreras de muchos profesionales, que se han reinventado de maneras sorprendentes. Algunos han desesperado y buscado el paraguas de un puesto de trabajo más estable, algunos han buscado caminos muy diferentes, cambiado hasta de profesión buscando sectores alejados de la creatividad; otros han visto la necesidad de especializarse en un campo o nicho muy concreto quehan intuido que tiene futuro y por el que sienten interés. Tengo en mente casos concretos de amigos o conocidos que se han reinventado en estos últimos tiempos —tan complicados y es gratificante seguir sus progresos. Si, emocionan aquellos casos en que han conseguido detectar una habilidad o don que tenían, ponerlo en práctica de una manera novedosa sacando lo mejor de si,  y salir adelante con éxito.


Adquirir nuevas habilidades

Para todo ello hay que aprender continuamente; adquirir o desarrollar nuevas habilidades que nos hagan mejores en aquello que ya hacemos; alcanzar una gran especilización en un campo muy particular; invertir tiempo en mejorar nuestra marca personal y cuidar nuestra web y redes sociales.

Aparte de enfocar el trabajo cotidiano hay que tomar perspectiva de tanto en tanto, hacer el propósito de adquirir nuevas habilidades o recuperar y actualizar otras que podemos tener un poco oxidadas. Es necesario, de tanto en tanto, recordar las razones por la que estudiamos y elegimos este tipo de actividad profesional y la alegría y satisfacción que nos produce realizarla. En ocasiones giramos lentamente, como un gran trasatlántico; en otros momentos, por alguna razón en giro es brusco y también los hay que se lanzan sin red a una aventura porfesional.

Un giro significativo

He comentado en entradas anteriores que en los últimos años mi trabajo ha ido girando de manera lenta pero progresiva del diseño a la ilustración. No sé hasta que punto esto es premeditado o buscado. Comencé a realizar ilustraciones para vender en internet y realizar encargos en un estilo actual y en torno a una temática tecnológica, y en torno a ello comencé a recibir encargos de ilustrador en esa linea y el flujo ha seguido.  Hoy en día puedo decir que, en estos momentos, me siento más ilustrador que diseñador.

En los últimos meses, sin embargo, he estado muy centrado, de manera casi exclusiva, en un encargo de ilustración editorial muy distinto. Son las ilustraciones para unos libros de literatura juvenil, en un estilo muy alejado a lo que estaba haciendo antes. Este ha sido un gran reto, y debo confesar que tuve mis dudas, pues significaba entrar en un territorio desconocido para mi. Hoy puedo decir que ha sido una experiencia muy enriquecedora, por la que me he sentido abducido por un tiempo. En los últimos meses apenas  he podido ocuparme de otros encargos y no he escrito en mi blog más que una breve nota para felicitar la Navidad. En ese proyecto he estado muy arropado por otros estupendos profesionales con los que he colaborado y de los que he aprendido; ha sido un trabajo coral He dibujado mucho en papel y he trabajado duro para entintar en ordenador. Han sido muchos días de trabajo duro, en ocasiones también noches enteras. Es un trabajo que me ha hecho recuperar la forma de trabajar en la ilustración de cuando era muy joven, y revivir la ilusión de entonces. Ahora he entregado las ilustraciones del último capítulo, y espero impaciente verlo pronto publicado. Todavía no puedo comentar sobre esto, pero quería escribir algo nuevo en este blog, tan inactivo ultimamente, y compartir mi alegría. También puedes ver una foto de mi espacio de trabajo, con la mayoría de las herramientas que utilizo durante mi proceso de trabajo (más ordenado que de costumbre). Próximamente escribiré algo más concreto acerca de esta experiencia, poniendo muestras gráficas y enlaces.

Espero que esta nueva linea de trabajo tenga continuidad; en principio así lo parece. Por otra parte también estoy deseando volver a realizar ilustraciones en el estilo que estaba cultivando antes y que de alguna manera me surgen de manera más natural.

¿Has experimentado cambios importantes en tu vida laboral últimamente?, ¿Has afrontado nuevos retos en 2015?, ¿Tienes previsto lanzarte a un cambio profesional significativo este año 2016?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran profesional Jesús. Me gusta leer tu blog y revisar tus ilustraciones en los bancos de imágenes.
Yo estoy ahora mismo intentando hacer un giro muuy lentamente hacia la ilustración (soy programador). Aún me cuesta mucho, hacer trabajos de calidad... pero espero algún día ganarme el sueldo dibujando.

Soy Bokeh (del foro de mymicrostock)

Por cierto, anímate y crea un tutorial! seguro que mola y además te genera muchas visitas!!
Un saludo!!

Jesús Sanz dijo...

Hola Bokeh, es un gusto que compañeros del foro de microstock se pasen por aquí y dejen noticia de ello. Veo que tienes ya una buena colección de ilustraciones en las agencias, bastante más de las que tengo yo. Si revisas mis ilustraciones en los bancos veras que no estoy nada activo en ese campo. Una lástima porque me apetece mucho.

Desde luego la ilustración y la programación son campos muy distintos, casi opuestos. Creo que ha de haber muy pocos profesionales que trabajen en ambos campos. Mucho ánimo con la ilustración, una parte muy importante es cuestión de trabajo continuado y fijarse y maravillarse del trabajo de tantos buenos ilustradores. Tener nociones de porgrmación puede representar un plus valioso para un ilustrador.

Yo aparte de ilustrador, soy diseñador me encuentro como tal con muchas limitaciones por carecer de preparación en cuanto a programción. Con la ilustración me encuentro mucho más libre y menos limitado por la tecnología, aunque soy de los ilustradores que disfrutan y utilizan la tecnología, aunque sin saber cómo funciona por dentro.

En cuanto a lo que comentas de preparar algún tutorial, había pensado escribir algún artículo explicando mi proceso de trabajo y las herramientas que utilizo, desde el boceto a lápiz a la ilustración terminada, y cómo se entrega a un cliente o cómo se prepara y sube a una agencia de stock. ¿Como verías algo así? ¿Tienes alguna otra sugerencia?

No siento que tenga un gran interés en tener muchas visitas aquí, me gusta compartir algo de lo que hago y tener feedback de otros profesionales y amigos; por eso muchas gracias por dejar un comentario.

Anónimo dijo...

Creo que sería estupendo poder ver el flujo de trabajo que utilizas! anímate, seguro que queda muy bien.