jueves, 13 de noviembre de 2008

¿Qué les digo?














































































































Se imprime ahora un programa editado por la FAD, que lleva por título «¿Qué les digo?, Cómo escuchar y hablar sobre drogas con nuestros hijos». Son tres volúmenes que van por franjas de edad, el primero va dirigido a orientar a los padres con hijos en edades comprendidas entre el nacimiento y los seis años, el segundo de los seis a los doce y el tercero de los doce a los dieciséis.
He realizado el diseño de las cubiertas y las ilustraciones de estas, así como todas las ilustraciones interiores... que son muchas. Este ha sido para mi un trabajo duro en lo que se refiere a la ilustración. Los diseñadores sabemos que en determinados trabajos, si hay verdadera prisa, se puede dar la fortuna de tener una buena idea y cierta intuición a la hora de solucionar un trabajo, de manera que este puede ser resuelto en un breve tiempo. Sin embargo un trabajo como este, con cerca de cien ilustraciones interiores, requiere muchas horas de trabajo continuado y constante. No soy un ilustrador rápido, pero además el tipo de ilustración que planteé al comienzo, realizado con programas vectoriales a dos tintas me ha requerido avanzar lentamente. Cada dibujo requería un trabajo minucioso, cercano a un trabajo artesanal. Sin embargo ha sido gratificante realizarlo y como es habitual, a los trabajos más duros son a los que se les coge más cariño.


Como ilustrador creo que este proyecto me ha aportado mucho: he dibujado situaciones que tiene que ver con las emociones y que requieren un amplio abanico de expresiones, así como trabajar con gran variedad de perfiles humanos y sobre todo, dibujar niños en diferentes edades.
Ya desde que leí el primer borrador del texto, tuve la impresión de que se trata de un material muy claro y didáctico. La forma de expresarse del autor está cargada de algo que lamentablemente no abunda, sentido común. A mi como padre me ha sorprendido gratamente trabajar con este texto, y aprovecho para recomendárselo a quien le interese y preocupe el tema de la educación. Muchos de los consejos y observaciones que aparecen, no se circunscriben exclusivamente al tema de las adicciones, sino que son adecuados a muchas situaciones de la vida cotidiana y creo que contribuyen a fomentar un diálogo sano y abierto entre padres e hijos.

1 comentario:

Noël dijo...

Que tal Jesús, sin duda un excelente trabajo, se muy bien de que hablas cuando comentas el caracter quasi-artesanal y bajo presión de este tipo de ilustraciones aunque al final es sumamente enriquecedor. Enorabuena por tu trabajo.